Galería

¡Impulsar la lucha revolucionaria del pueblo!

¡Impulsar la lucha revolucionaria del pueblo!


Ante el auge que experimenta hoy la movilización popular, la protesta y la radicalización de los discursos, aumenta también la crítica y la satanización ha la violencia de algunos sectores sociales principalmente los ligados a las estructuras de poder, los cuales con su repetitivo discurso han permeado y atraído a otros grupos sociales, quienes no han vacilado en negar y criminalizar de manera feroz la violencia del pueblo.

 Parece prudente entonces referirnos al tema de la violencia, pero desde una perspectiva de clase, ya que de otra manera, todo análisis estaría vació, carecería de sentido y seria uno más dentro de los tantos realizados por sociólogos, periodistas y por psicólogos.

Al hablar de violencia, nos estamos refiriendo en específico a lo que llamamos violencia revolucionaria, la lucha popular, esa que no es un fin en si mismo, sino un medio, un instrumento legitimo y necesario con la que cuentan los trabajadores y el pueblo en defensa y conquista de sus demandas más sentidas, ese camino por el cual hemos de recorrer si nos planteamos seriamente arrebatarles el poder a los ricos para construir el socialismo en Chile.

Esto nace al calor de la lucha estudiantil, al calor de la aplicación de la ley de seguridad interior del estado, al calor de la creación de la nueva estructura de combate policial llamada “cazadores”, al calor de las nuevas bombas de ruido, de los balines y de los brutales apaleos por parte de carabineros contra los que luchan, pero se proyecta más allá del movimiento estudiantil, la intención es abrir un espacio para la reflexión y discusión  sobre la violencia y su aplicación.

El contexto y la casería de brujas:

En cada oportunidad, cuando una movilización termina en enfrentamientos con las fuerzas represivas del estado capitalista (Carabineros, PDI) no tardan en escucharse los coléricos alaridos, transmitidos por los medios de comunicación (TV, Web, radios, revistas, diarios) al servicio de los intereses de la burguesía, condenando cada hecho de violencia que sacude y estremece esta nuestra copia feliz del edén, desde todos los sectores empresariales del país y sus partidos políticos (UDI, RN, DC, PPD, PRSD, PRI, PS) incluida la izquierda reformista ilusa y mentirosa encabezada por el (PC) unidos en la caza de brujas contra lo que ellos hoy han denominado y caracterizado como “Encapuchado”, sobre el cual han construido toda una imagen y explicación, así como de la movilización popular tan ridículas como las expresadas por el intendente de la región del Biobio, Víctor Lobos (militante UDI) quien dijera en un seminario de una Universidad Privada que las situaciones que vive Chile se deben a que el 65% de los hijos nace fuera del matrimonio y carecen de valores.

Sumamos ha esto los comentarios fascistoides e infantiles del Presidente dela Central Unitariade Trabajadores CUT, Arturo Martínez (militante del PS) quien aseguró que los actos violentistas en las últimas manifestaciones están motivadas por las enseñanzas de los profesores de filosofía, comentario que evidencia su grado de conciencia y madurez política, lamentamos que la clase trabajadora Chilena cuente con este nivel de opinión y análisis en su dirigencia, el grito ¡A recuperarla CUTpara la clase trabajadora! se hace urgente.

Comentarios bajo esta misma tónica han sido divulgados desde el inicio del conflicto estudiantil, por los dirigentes de la Confech, sin ir más lejos en el paro del pasado 18-19 de Octubre Camila Vallejo (PC) dijo que “después de cinco meses de movilización, no es posible que Carabineros no tenga las facultades, la capacidad operativa y logística para aislar ha esos manifestantes o llevarlos detenidos a ellos”, en otras oportunidades ha reiterado su duda respecto ha que los enfrentamientos sean producidos por estudiantes, ya antes señaló que “los “encapuchados” eran infiltrados con la misión de tergiversar la convocatoria”. Este tipo de comentarios e ideas solo siguen el juego impuesto por el gobierno, legitiman el actuar represivo de carabineros contra los que llevan la lucha estudiantil a una confrontación directa con el estado, pero en el fondo de la cuestión sólo se busca evitar que los jóvenes y el pueblo tomen conciencia y utilicen la violencia, encausando las formas de solución del conflicto por los canales que la legalidad burguesa impone, actitud propia de quienes dejaron hace ya años la lucha por el socialismo, creen en la “revolución” por etapas y en la “profundización” de la democracia burguesa.

Uno de los argumentos más difundidos, ha sido sobre la presencia de policías de civil infiltrados en las manifestaciones, la prensa burguesa incluso ha mostrado imágenes, han realizado reportajes dando cuenta de su presencia en las manifestaciones y serian estos los responsables de los hechos de violencia, junto con personas ajenas al movimiento estudiantil, grupos “violentistas” y delincuentes que aprovechan la ocasión para robar y saquear. Pues bien comencemos refiriéndonos al ultimo punto, han sido los mismos compañeros “encapuchados” quienes han evitado el robo a pequeños negocios, incluso se ha encarado y golpeado en el peor de los casos a quienes han intentado robar, pero no es su labor hacer de policías. ¡Colaborar con ellos, jamás!

No defendemos la propiedad privada, pero existe una gran diferencia entre saquear un pequeño kiosco y un supermercado, no sólo por las mercancías o el dinero que almacenan en mayor cantidad, sino porque existe una diferencia política importante. Así mismo la destrucción de señaletica, específicamente de semáforos es claramente inadecuada y ha sido uno de los tantos factores que han generado los enfrentamientos en las movilizaciones, ya que no es comprendida, ni validada por el pueblo, ¡Necesario es ordenar y encausar el enfrentamiento para darle la dirección que necesita, atrayendo cada vez compañeros a la lucha!

La utilización de infiltrados y colaboradores por parte del estado, no es nueva, actúan en distintos niveles, afectan de distintas maneras y debemos estar atentos a sus movimientos, pero decir y  poner en duda que los que luchan no son estudiantes, no son parte del pueblo, es una tontería, esto se explica ya que las dirigencias actuales de gran parte del movimiento popular se encuentran controladas por personas militantes de partidos políticos o movimientos sociales, que no buscan la transformación revolucionaria de la sociedad. ¡La historia les condena, el movimiento popular los sobrepasara!

Este tipo de comentarios y los llamados del gobierno a realizar lo que llaman “detenciones ciudadanas”, de entregar fotos y videos como evidencia contra los “encapuchados”, la de colaborar en definitiva con la represión, ha llevado la cacería de brujas al corazón mismo de las  manifestaciones estudiantiles, produciendo enfrentamientos entre los mismos manifestantes, sectores del pueblo y aquellos “buenos ciudadanos” que han hecho eco de los alaridos gubernamentales, se han convertido en delatores y traidores a sus propios compañeros y a la causa del movimiento estudiantil, claro está, estos han recibido a tiempo los aplausos y elogios  del gobierno por tal comportamiento.

¡Las dirigencias estudiantiles que condenan abiertamente la lucha popular, son responsables al igual que el gobierno, de los enfrentamientos en las movilizaciones!

Pero en el fondo del asunto, esto es el reflejo de los actuales niveles de conciencia que habitan en el pueblo, del grado de confianza que algunos sectores siguen depositando en las instituciones, en el estado capitalista y sus vías para la “resolución” de los conflictos, es también la manifestación de los antagonismos de clases que habitan dentro del heterogéneo movimiento estudiantil y que algunos pretenden esconder, además es un antecedente de lo mucho que nos queda por avanzar en la construcción de organizaciones revolucionarias y en la politización de los que hoy son estudiantes, trabajadores explotados y endeudados mañana.

¡La lucha estudiantil es estéril y funcional,  sin un cuestionamiento al orden capitalista en su conjunto!

Los llamados del gobierno y toda su cruzada “antiviolenta” son uno de los tantos intentos que estos han tenido que usar y seguirán utilizando con el objetivo de dividir y fragmentar no solo al movimiento estudiantil, lo han hecho con los mapuche, con las protestas de los trabajadores y con todo lo que resulte dañino para el sistema o al menos lo cuestione.

La ley que intentan aplicar, los nuevos equipos incorporados, las nuevas estructuras policiales y el incremento de la dotación policial, con la justificación de la “seguridad ciudadana”, el discurso criminalizador y prepotente que utilizan para aplacar la lucha popular y estudiantil,  son la clara manifestación de su rechazo de  acceder y dar solución concreta y satisfactoria a las demandas estudiantiles y populares, cuando estas por medio de la movilización y la protesta ejercen presión.

Con la ampliación de la maquinaria represiva, solo se busca evitar la rearticulación de un movimiento popular clasista y revolucionario, se trata de no dar ventajas, de reprimirle, de minimizar su influencia y de mermar su capacidad combativa, pero este juego no solo ha sido aplicado por el actual gobierno de la alianza por Chile, lo ha ejecutado la concertación durante sus cuatro gobiernos, esos mismos que hoy se abanderan con las demandas del movimiento estudiantil e increpan al gobierno de Piñera, son los que profundizaron durante 20 años las medidas contra los trabajadores y el pueblo, a favor de los ricos y las transnacionales, hoy la concertación se cuelga y apoya al movimiento que hace un par de años ella misma reprimió y criminalizo. ¡No podemos darles espacios, no podemos permitirles que negocien y se rearticulen como “nueva” fuerza política para someter a nuestro pueblo y clase durante más tiempo! ¡Hay que combatirlos, hay que desenmascararlos! ¡No podemos permitir que se aprovechen de las fuerzas y de la lucha del pueblo como lo hicieron ayer!

Nada nuevo:

Hay detrás de las declaraciones, del discurso estigmatizador y criminalizador de la protesta y las demandas populares, no nos sorprendamos, pues este tipo de actuaciones y propaganda, ha estado presente desde los inicios del movimiento obrero y popular Chileno[1] golpeado, encarcelado, torturado y asesinado con armas de guerra cada vez que ha intentado luchar por mejores condiciones de vida dentro de este sistema y ha osado romper con las cadenas de la esclavitud moderna, la esclavitud asalaria, este tipo esclavitud que se pretende establecer como condición natural de la especie humana.

Los explotadores siempre han utilizado los medios que les permitan asegurar la instalación y  continuidad de su proyecto, la violencia ha sido el principal instrumento que han ocupado, no les tiembla la mano y no dudan en aplicarla, de eso la historia reciente da cuenta y nos advierte.

Nuestro país sabe muy bien de aquello, a lo largo de la historia de Chile podemos encontrar cientos de luchas obreras reprimidas, cientos de niños, jóvenes, adultos y ancianos asesinados por los abuelos y padres de los que hoy nos siguen gobernando.

El asesinato del joven Manuel Gutiérrez ha manos de carabineros, evidencia que el enemigo para los ricos y sus gobiernos no son solamente los luchadores sociales y sus organizaciones, sino que el pueblo y los trabajadores en su conjunto.

La burguesía tiene muy claro que la sociedad se divide en clases sociales antagónicas y harán todo lo posible para mantener su domino.

Estos caras duras, condenan cada hecho de violencia si sólo si, ésta proviene y es ejecutada por los sectores antagónicos a ellos, los pobres y los trabajadores de Chile, pero omiten comentarios y hasta la justifican descaradamente con la colaboración “desinteresada” de “nuestros imparciales y profesionales” medios de prensa cuando el “orden democrático” es alterado por manifestaciones populares.

Digan lo que digan, los llamados “pacifistas”, los “progresistas”, los  “Demócratas” como quisieran que así fuera, el problema no está en la violencia en si misma, sino quien y para que la utiliza.

La violencia es legítima sólo cuando ésta sirve para reprimir al pueblo trabajador y a los que luchan, pero resulta totalmente descontextualizada y fuera de todo orden natural cuando quienes se atreven a desafiar y transformar el actual orden de cosas la emplean.

Sabemos que no podemos caer en el subjetivismo, ni en la valorización de un método de lucha por sobre otros, hay que tener claro que la violencia es uno de los tantos instrumentos con las que cuenta el movimiento popular y que no podemos rechazar ni privilegiar a priori ninguna forma de lucha, cada una de ellas debe saber ser utilizada dependiendo del contexto, los grados de conciencia y de agudización de la lucha de clases, pero se hace necesario legitimar y no condenar la lucha popular, Un marxista se basa en la lucha de clases y no en la paz social… …Toda condenación moral de ésta es completamente inadmisible desde el punto de vista del marxismo”[2]

A sacarnos la venda de los ojos, a desengañarnos, querámoslo o no el único método efectivo para arrebatarle conquistas y el poder a los explotadores ha sido y será por medio de la violencia organizada del pueblo, hoy lo central pasa por explicar a los trabajadores, al pueblo, a nuestros compañeros y a las organizaciones de izquierda vacilantes, el decisivo rol que cumple la violencia en la lucha de clases y la necesidad de aplicarla en cada momento de acuerdo al contexto, no es capricho, no es antojo, es necesidad evidenciar las contradicciones de  clases existentes en la actualidad, la lucha de clases se manifiesta. ¡Es necesario recordar/les como fue instaurado este sistema que hoy nos gobierna! ¡Los únicos violentos y delincuentes, son los que niegan la dignidad y asesinan al pueblo!

Organicémonos revolucionariamente ahora:

El desorden actual en las filas del pueblo es producto de la no existencia de una organización revolucionaria que nos dote de un proyecto estratégico de acumulación de poder, que observe y trabaje sobre éstas coyunturas para poder instalar un discurso, una idea, aglutinar y abrir cada vez más espacios para la lucha contra el capitalismo y por el socialismo-comunismo, desatando y multiplicando el desarrollo de las acciones y organizaciones en todo los sectores sociales principalmente en los trabajadores y los pobres con un claro sentido de clase y revolucionario.

Hoy los trabajadores y el pueblo al no contar con organizaciones revolucionarias, para emprender el camino de la emancipación, están a la deriva, se enfrentan entre ellos, se “calientan” con la demanda inmediata y no se logra articular con otras, se nota, es fácil apreciarlo, hay intentos organizativos para revertir esta situación, pero los esfuerzos son aun mínimos, al menos se trabaja y se sale del estancamiento.

Aún nos queda mucho por avanzar ¡La unidad de los revolucionarios, para la unidad del pueblo, es una tarea por la cual todos los hombres y mujeres honestos debemos trabajar!

El camino recorrido por el movimiento popular nos señala por donde debemos andar y ese es el camino de la organización y lucha revolucionaria, no hay más alternativa, lo demás es engañarnos.

¡A Impulsar la lucha y organización revolucionaria del pueblo!

¡A Multiplicar las acciones, la propaganda, el compromiso, la lectura y el trabajo cotidiano por el proyecto socialista, única alternativa para conquistar nuestros sueños!

“Los comunistas consideran indigno ocultar sus ideas y propósitos. Proclaman abiertamente que sus objetivos sólo pueden ser alcanzados derrocando por la violencia todo el orden social existente. Que las clases dominantes tiemblen ante una Revolución Comunista. Los proletarios no tienen nada que perder en ella más que sus cadenas. Tienen, en cambio, un mundo que ganar”[3]

¡PROLETARIOS DE TODOS LOS PAISES, UNIOS!


[1] El primer levantamiento obrero se realiza  en 1723 por los obreros en Chañarcillo y mineros en Huaso.

[2]  V. Lenin, La guerra de guerrillas, 1906.

[3] K. Marx & F. Engels, Manifiesto del Partido Comunista, 1848.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s